Programar la nevera en la temperatura correcta puede ser una de las grandes medidas para ahorrar energía en la actualidad. Elegir el lugar donde colocar los electrodomésticos también puede suponer un gran ahorro incluso con las neveras que se autorregulan solas.

Desde Imagina Energía te contamos a continuación cuál es la temperatura idónea de la nevera para realizar un consumo responsable y conseguir un eficiente ahorro energético tanto si cuentas con tarifa con discriminación horaria o no.

¿Cómo afecta la temperatura de la nevera al consumo eléctrico?

Hoy en día las neveras y los refrigeradores cuentan con avanzados sistemas tecnológicos con los que conseguir mejorar las prestaciones de estos electrodomésticos. Sin embargo, la tecnología y la digitalización han permitido mucho más que mejorar la refrigeración de los productos. La mecanización ha permitido contar con nuevos modelos de refrigeradores, sistemas modernos con los que mejorar su eficiencia energética.

A pesar de la innovación, es necesario tener en cuenta diferentes recomendaciones para garantizar una óptima conservación de los alimentos y reducir al máximo su huella energética. Aplicando unos sencillos consejos podrás ver como el rendimiento de tu nevera comienza a mejorar.

¿Cuál es la temperatura de la nevera ideal?

Los expertos recomiendan mantener la nevera a una temperatura media de entre 6 y 5ºC y el congelador en torno a los -20ºC. Además, debido a las nuevas tecnologías, hoy en día no es necesario modificar dichas temperaturas con la llegada del verano o del invierno. Sin embargo, a pesar de estos avances, es necesario tener en cuenta otros factores que pueden influenciar en el consumo energético del electrodoméstico.

Aquellas neveras que no cuentan con sistemas de reajuste automático, sí que es recomendable ajustarlas un par de grados en verano si los alimentos del interior lo requieren. Recuerda que mantener la nevera a la temperatura recomendada y no rebajar demasiados grados ayuda a limitar el gasto energético del electrodoméstico y del hogar por completo. Es una sencilla acción con la que conseguir un gran ahorro energético ya que la nevera es uno de los electrodomésticos que más consumen al usarse de forma continua y no desconectarse casi nunca.

¿Cómo ajustar la temperatura de la nevera?

Las neveras convencionales cuentan con un termostato que permite graduar y programar la temperatura de la nevera y el congelador. El termostato se puede regular fácilmente mediante una pequeña rueda numérica que suele ofrecer valores entre 1 a 5, siendo el 1 el nivel más frío y el 5 el nivel más caliente o templado.

Los frigoríficos modernos cuentan con un termostato digital que suele permitir el cambio de temperatura de una manera sencilla: directamente desde el panel de control que el frigorífico ofrece (normalmente se encuentra en la puerta del refrigerador).

¿Hay que cambiar la temperatura de una nevera en verano?

La temperatura idónea de una nevera dependerá de varios factores como la temperatura exterior, la época del año, la carga de la nevera o tipo de alimentos a guardar. Sin embargo, por lo general, la temperatura idónea de un frigorífico suele oscilar entre los 5ºC y los 6ºC para que los alimentos se conserven adecuadamente. Sin embargo, en verano puede que sea necesario descender dicha temperatura para que la calidad de los productos no se vean alterados. Por ello, en verano puede ser favorable programar la temperatura del frigorífico en 4ºC; en invierno podemos volver a aumentar la temperatura a 5ºC o 6ºC.

Si tu nevera cuenta con un termostato en forma de ruleta, tan solo tendrás que bajar la numeración de dicha ruleta; si se trata de un termostato electrónico, tan solo tendrás que seleccionar la temperatura deseada en la pantalla.

Temperatura alimentos verano

Consejos para mantener la temperatura de la nevera ideal

Si buscas conseguir la temperatura ideal para tu nevera, deberás optimizar el uso del frigorífico con algunos sencillos consejos:

  • Coloca el electrodoméstico lejos de fuentes de calor como radiadores.
  • Evita que la luz solar incida directamente en la nevera.
  • Facilita la circulación del aire y la ventilación por la parte trasera.
  • Elige electrodomésticos con mejor eficiencia energética.
  • Escoge una nevera de tamaño adecuado ya que cuanto mayor sea, mayor energía necesitará para funcionar.
  • Abre la nevera el menor tiempo y número de veces posible.
  • No guardar comida o bebida caliente.
  • Optimizar el almacenamiento y la distribución.
  • Descongelar el congelador cada tres meses.

Ten en cuenta estas recomendaciones y consejos de mantenimiento para conseguir una mayor eficiencia energética y beneficiarte de un ahorro económico en tus próximas facturas de luz. Consulta nuestra tarifa de luz para hogares y descubre las múltiples ventajas que la energía 100% solar puede ofrecerte en tu hogar.