¿Sabes cuál de tus electrodomésticos es el que más consume? Probablemente creas que es la lavadora o el lavavajillas y, por ello, intentas modificar tus rutinas diarias según el posible gasto energético de estos electrodomésticos, pero ¿estás en lo cierto?

Nuestra factura de la luz puede verse reducida con sencillos trucos, consejos y acciones que podemos poner fácilmente en práctica en el día a día. Conseguir ahorrar a través de una gestión eficiente de los electrodomésticos es más fácil de lo que crees, pero antes necesitarás saber cómo y cuánto es el consumo aproximado de cada uno de ellos.

¿Por qué es importante conocer el consumo de nuestros electrodomésticos?

Conocer el consumo de los principales electrodomésticos de una casa puede suponer un importante ahorro en la factura de la luz de cada mes.

Aprender a realizar un consumo energético eficiente nos supondrá un gran ahorro y, además, tendrá un menor impacto negativo en el medio ambiente. Y es que además del tiempo y momento de uso, es necesario conocer y adecuar la potencia de cada uno de ellos.

Tabla de consumo de electrodomésticos en vatios

El consumo orientativo de los principales electrodomésticos de una casa es:

Electrodoméstico Potencia en vatios
Nevera entre 350 y 1000 W
Microondas entre 900 y 1500 W
Vitrocerámica entre 900 y 2100 W
Lavadora entre 1500 y 2000 W
Lavavajillas entre 900 y 2300 W
Horno entre 1200 y 2300 W
Calefacción entre 1000 y 2500 W
Aire Acondicionado entre 900 y 2000 W
Televisión entre 150 y 400 W

Consumo de electrodomésticos: detalles y consejos para reducirlo

Ahora que ya sabemos que no todos los electrodomésticos consumen lo mismo, es momento de intentar modificar nuestros hábitos de consumo para conseguir un uso mucho más eficiente y un ahorro considerable cada mes.

Aunque hay que tener en cuenta que el consumo puede variar dependiendo del tipo o marca de electrodoméstico, hay acciones que funcionan y son esenciales a la hora de reducir el gasto energético.

¿Cuánto consume un aire acondicionado?

Depende de varios factores como la marca, la temperatura a la que se programe el aire acondicionado o la temperatura ambiente de la zona pero, de manera general, se puede decir que un aire acondicionado consume en torno a los 1.000W por hora. Esto supone un gasto aproximado de 0,30-0,40 € por hora.

¿Cuánto consume una lavadora?

En el caso de la lavadora, la temperatura que utiliza cada programa también condiciona mucho el gasto energético que se realiza. Así, un programa con agua fría puede consumir una media de 1.430 W; con el agua a 30º C, aumenta hasta los 2650 W y con un programa superior a los 40º C, el consumo se dispara por encima de los 3.500 W.

¿Cuánto consume una nevera?

Es fácil conocer el nivel de consumo de una nevera nueva gracias a la clasificación de su etiquetado que cuenta con una tabla orientativa de su consumo. Así, las neveras de mayor eficiencia consumen como promedio entre los 480 W y los 780 W al día; las de nivel medio pueden estar en torno a los 880 W y los 1020 W diarios; las de una eficiencia energética menor, están en torno a los 1390 W y los 1770 W al día. Por otra parte, la temperatura de la nevera puede hacer que el consumo del electrodoméstico sea mayor o menor.

Consumo de horno eléctrico

El consumo energético del horno también va a ser muy variable dependiendo de la potencia del horno y del calor a obtener. Por lo general, un horno eléctrico puede gastar en torno a los 1.000 W y los 1.500 W durante una hora. Las cifras pueden variar dependiendo de la eficiencia del electrodoméstico y la temperatura que se quiera conseguir dentro de él.

Consumo del lavavajillas

Utilizar programas cortos y a menor temperatura puede suponer un gran ahorro energético ya que, de manera general, un lavavajillas puede gastar en torno los 900 W en su programa ECO o superar los 1.600 W en aquellas opciones donde el lavado es más rápido, a mayor potencia y temperatura.

Consumo de una vitrocerámica

El consumo de la vitrocerámica puede ser difícil de estimar ya que, normalmente, depende su su uso, el fuego a utilizar y la potencia. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que una vitrocerámica normal puede consumir hasta un 40% más que una vitrocerámica de inducción, una opción más eficiente, segura y fácil de limpiar.

Consumo de otros electrodomésticos

En una casa existen muchos otros electrodomésticos, de pequeño o gran tamaño, que han de ser tenidos en cuenta a la hora de prever el consumo eléctrico total de un hogar. Hablamos, por ejemplo, de:

  • Secadora: su consumo energético es bastante alto, en torno a los 300 W/h
  • Microondas: en torno a los 900-1.100 W.
  • Iluminación: la iluminación LED puede suponer un ahorro de hasta el 88% con respecto a bombillas tradicionales incandescentes.

Además, a la hora de averiguar el consumo general de tu casa, has de tener en cuenta lo que se conoce como consumo fantasma, es decir, ese consumo energético que algunos electrodomésticos o aparatos electrónicos hacen a pesar de no estar siendo utilizados, solo por estar conectados. Para evitar esto, es tan fácil como desenchufarlos o apagar las regletas donde estén conectados para evitar que gasten energía cuando no están siendo utilizados.