Refacturación: ¿qué significa y cómo me afecta como cliente?

En ocasiones, y debido a una gran variedad de motivos, como veremos más adelante, es necesario realizar un proceso de refacturación.

Cuando hablamos de refacturación, hablamos de un proceso contable por el que es necesaria la cancelación de la factura inicial y la emisión de una nueva, al mismo cliente. 

Cuando el proceso de refacturación genera un cargo o importe económico a corregir, es necesario:

  1. Emitir, por un lado, un abono del total importe de la factura correspondiente
  2. A su vez, emitir la nueva factura rectificativa de la anterior con los valores/conceptos corregidos

Motivos más comunes de refacturación en el sector energético

Veamos ahora con detalle, los motivos más comunes de refacturación en el mundo energético:

Desacuerdo en consumo y precios facturados

En cuanto a los desacuerdos en consumo; esta casuística acumula todos aquellos casos relacionados con consumos erróneos o por lecturas estimadas que no se corresponden con el consumo real.

En este punto es importante recordar que, aunque la factura se emita desde la comercializadora (Imagina Energía) los datos de consumo se facilitan por parte de la distribuidora (Endesa, Iberdrola). Ellos son responsables del equipo de medida y de las mediciones por lo que, cuando existe una discrepancia por parte del cliente, es necesario generar una reclamación a la distribuidora y verificar el error antes de proceder a la refacturación.

En el caso de desacuerdo con precios facturados, se genera un proceso interno con la comercializadora en el que se evalúa el caso concreto y, una vez verificado, se procede a la refacturación por parte de Imagina Energía.

Error en tipo de producto/precio aplicado

En este caso, el error viene directamente relacionado con el tipo de producto o el precio aplicado facturado. Aquí, es la comercializadora la encargada de corregir estos aspectos.

Datos erróneos en la factura

En este caso, la refacturación será necesaria para ajustar datos erróneos dentro de la factura como pueden ser la dirección de suministro o facturación, el CIF, el NIF entre otros.

Error en la aplicación de impuesto eléctrico

Bajo este motivo, contemplamos todas aquellas facturas emitidas con errores en el impuesto eléctrico aplicable.

El impuesto eléctrico se aplica sobre todos los conceptos de la factura salvo el alquiler de equipo de medida. Por lo tanto, se aplica en el término de potencia, consumo de la factura de la luz, energía reactiva en su caso, etc. Es decir, se aplica sobre la suma de dichos importes.

Es importante recordar que el importe del impuesto eléctrico forma parte de la base imponible del IVA, es decir, se sumará junto a los importes de energía, potencia, alquiler de contador (a no ser que lo tengas en propiedad), etc. Además, se le aplicará el IVA (un 21% actualmente).

En muchas ocasiones, esta tipología de errores surge por la NO aplicación de la extensión del impuesto eléctrico aplicable al CUPS. Es decir, que se facture el 100% del impuesto cuando en realidad hay un porcentaje exento. En estos casos, es necesario que el cliente aporte el documento CAE de la Agencia Tributaria para iniciar el proceso de refacturación pertinente.

Factura regularizadora recibida por la distribuidora

En este apartado, se acumulan todos aquellos motivos que generan una regularización por parte de la distribuidora.

Pero ¿qué es una regularización? Se trata de un proceso realizado por parte de la distribuidora por el que se genera un ajuste donde se equilibra, dejando a 0, todos los consumos con todos los pagos realizados por parte de un cliente.

Es decir, se trata de una diferencia entre lo pagado y lo consumido. Este proceso de regulación realizado por la distribuidora, genera un proceso de refacturación que tal y como hemos visto en puntos anteriores va a ejecutar tu comercializadora (Imagina Energía en nuestro caso).

Los motivos principales son para que ocurra regularización, son: 

  • Problemas con el equipo de medida
  • Correcciones en medidas por problemas con el contador
  • Discrepancias entre el origen de la lectura estimado y el real.

Este último motivo, puede parecer similar al desacuerdo en consumo detallado en el primer punto. No obstante, es importante recordar que en el caso de desacuerdo, el cliente es el que solicita una refacturación por no estar conforme con el consumo facturado, independientemente de si el consumo es correcto o no. Sin embargo, en este bloque la distribuidora revisa el ajuste entre lo pagado y lo consumido.

Error en el tipo impositivo aplicado

En este caso, el error es debido a la aplicación errónea del tipo impositivo aplicable (IVA, IGIC, IPSI) sea por errores en el valor o en la aplicación del mismo.

Como podéis ver hay variedad de motivos por lo que es necesario proceder a una refacturación. Aunque intentaremos evitar aquellos errores que dependen de nuestros procesos, somos humanos y a veces nos equivocaremos, pero siempre pediremos perdón e intentaremos arreglarlo lo antes posible 😉.